180x150 Best Price

Ruta del Tren de Vapor

Loyola, Azpeitia & Azkoitia

El ferrocarril del Urola, que unía las localidades guipuzcoanas de Zumarraga y Zumaia paralelo al río que le da nombre, fue el primer tren eléctrico español. De aquel trazado inaugurado en 1926 queda un tramo de 5 km por el que transcurre el tren de vapor del Museo Vasco del Ferrocarril, un lugar de visita imprescindible para los amantes de este medio de locomoción.

Instalado en la antigua estación de Azpeitia, el Museo del Ferrocarril posee una interesante colección de viejas locomotoras y otros elementos relacionados con el mundo ferroviario que nos harán viajar por la historia.

Montados en el tren de vapor daremos inicio a esta curiosa ruta que nos llevará a visitar el impresionante Santuario de Loyola y las localidades hermanas de Azkoitia y Azpeitia.

En este último municipio, a orillas del río Urola, se levanta solemne el Santuario de Loyola, cuna de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Este impresionante conjunto monumental, construido entre los siglos XVII y XVIII en torno a la Casa-torre de los Loyola, tiene por edificio principal una basílica recubierta de una majestuosa cúpula de 65 metros de altura y rodeada por hermosos jardines. Diseñada por el insigne arquitecto italiano Carlo Fontana, discípulo de Bernini, y realizada por los maestros vascos Zaldua, Lecuna e Ignacio Ibero, fue inaugurada en el año 1738.

Tras recorrer el Santuario de Loyola, se recomienda acercarse hasta la Ermita de Olatz, del siglo XIII, lugar en el que se reunían las Juntas Generales de Gipuzkoa hasta principios del siglo XVIII. Desde este lugar se tienen unas vistas magníficas del valle y del macizo de Izarraitz, con cimas de espectacular belleza, como Erlo, Xoxote y Kakueta.

El nombre de Azpeitia siempre ha estado muy unido al mundo taurino. Su plaza de toros acoge cada año importantes corridas, sobre todo en las fiestas de San Ignacio, que tienen lugar a finales de julio, cuando la localidad disfruta de un ambiente inmejorable. En esta localidad llaman la atención, entre otros edificios históricos, la casa-torre Enparan y la ermita de la Magdalena.

Azkoitia, la última parada de nuestra ruta, se encuentra a sólo 5 kilómetros de Azpeitia. Está conformada por bellos edificios, empezando por el que acoge el Ayuntamiento y acabando por la parroquia de Santa María la Real, en cuyo interior encontramos un órgano romántico Cavaillé-Coll de 1898, el último construido por Aristide Cavaillé-Coll. Palacios y casas-torre se suceden en Azkoitia, desde el de Floreaga, peculiar por su estilo mudéjar, hasta el de Insausti, en el que habitó el Conde de Peñaflorida.

Cerca de allí, la ermita de San Martín de Iraurgi es hoy un museo en el que se difunde la historia de la villa.

Azkoitia ha sido cuna de destacados pelotaris. Los Frontones Jorge Oteiza, dedicados al gran artista, conforman una escultura gigante en la que se pueden sentir los espacios y jugar con ellos.

Localidades: Azkoitia, Loiola, Azpeitia.
Distancia en coche: 4.9 km, 9 minutos.
Duración: 1 Día.

Sigue leyendo sobre Ruta del Agua Dulce