180x150 Best Price

Ruta de las Putxeras

Balmaseda, Artziniega y Valle de Ayala

Desde el siglo XIX, los maquinistas de la línea de ferrocarril Bilbao-La Robla (León) cocinaban al calor del carbón de las máquinas un sabroso cocido a base de alubias, tocino, chorizo y morcilla. Para ello utilizaban una gran olla, llamada “putxera”. El sabor de este guiso es tan poderoso que el plato “alubias en putxera” ha pervivido hasta nuestros días. Su aroma marcará esta ruta que nos llevará por localidades de fuerte aire medieval, donde los grandes señores de Vizcaya construyeron sus casas-torre. Hablamos de Balmaseda y el valle de Ayala.

Arrancamos en la que fue la primera villa fundada en Vizcaya, en el año 1119. Balmaseda, hoy considerada la capital de la comarca de las Encartaciones,  fue durante siglos una de las principales rutas comerciales entre Castilla y Bilbao. Situada en pleno Camino de Santiago, desarrolló una intensa actividad comercial y artesanal. Levantada a orillas del río Kadagua, conserva el Puente Viejo de la Muza, construido en el siglo XIII y cuyo  torreón contiguo fue una auténtica aduana, donde había que pagar por el paso.
Balmaseda posee un rico patrimonio cultural, en el que destacan dos hermosas iglesias del siglo XV, la de San Severino y la de San Juan, así como el convento de Santa Clara, reconvertido en hotel, y los palacios de Urrutia y Horcasitas. La villa es famosa también por sus peculiares fiestas. En San Severino (23 de octubre) se organiza el tradicional Concurso de Putxeras y en Semana Santa los vecinos montan grandes procesiones religiosas, como el Vía Crucis Viviente. Entre los museos que se pueden visitar destaca, por su singularidad, el Museo Boinas La Encartada, ubicado en la antigua fábrica que entre 1892 y 1992 se dedicó a la producción del típico gorro vasco, y que supone toda una inmersión en los inicios de la revolución industrial.

Tanto en Balmaseda (mayo) como en Artziniega (septiembre), que es la siguiente parada de esta ruta, se celebran todos los años potentes mercados medievales que destacan por su carácter popular: los vecinos se visten con ropas tradicionales y participan en la puesta en escena de una feria que nos remonta varios siglos atrás.

Artziniega, un tesoro desconocido

Artziniega se encuentra a 12 kilómetros de Balmaseda, pero pertenece a la provincia de Álava. Esta pequeña localidad de 1.900 habitantes -aunque en verano triplica su población- es un desconocido tesoro. Rodeada de montes y atravesada por un río, posee un entorno natural de gran belleza y un casco histórico que ha sido nombrado Conjunto Monumental.

Antiguo cruce de rutas comerciales, de su ilustre pasado dan fe las numerosas casas-torre y los 47 escudos de armas de sus fachadas. Cabe destacar, por su valor, la Torre de Bengoa, que data del siglo XV; el convento de las Madres Agustinas, que conserva un claustro de origen medieval; la torre de los Ortiz de Molinillo-Velasco (hoy hotel); el palacio barroco de Aranguren-Amezola, y la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.

A un kilómetro escaso de Artziniega se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de La Encina, uno de los más impresionantes de Álava y el que más devotos atrae. El templo se construyó en 1498, junto una encina que cuenta ya con más de 500 años de antigüedad. Según la leyenda, fue aquí donde se apareció la Virgen. Lo que sí es cierto es que se constata presencia humana y culto religioso desde muchos siglos antes. El santuario se encuentra a caballo entre el gótico y el renacimiento y su interior alberga obras de gran valor artístico.

Artziniega es uno de los 24 núcleos de población del valle de Ayala/Araia,  marcado por la impresionante Sierra Salvada. A los pies de la sierra asoma un laberinto de montes. Entre todo ello, destaca una sucesión de imponentes casas-torre, y entre ellas, el extraordinario conjunto monumental de Quejana, que perteneció a la familia de los Ayala, linaje muy vinculado a la historia de esta comarca. Este conjunto medieval consta de un palacio fortificado, convento y la torre-capilla de la Virgen del Cabello, donde se encuentran los sepulcros en alabastro del canciller Pedro López de Ayala y su esposa Leonor de Guzmán. y valles donde predominan las praderas, pequeños pueblos, caseríos y bosques.

Localidades: Balmaseda, Artziniega, Valle de Aiara.
Distancia en coche: 20.4 km, 24 minutos.
Duración: 1 Día.
 

Sigue leyendo sobre Ruta de la Aduana Medieval