180x150 Best Price

Ruta de las tres campanadas: Armintza-Bakio-Gaztelugatxe

Armintza, Bakio y San Juan de Gatelugatxe

La tranquila localidad de Armintza, en el municipio de Lemoiz, es el punto de partida de esta ruta que transcurre por la costa para finalizar en uno de los lugares más emblemáticos del País Vasco, San Juan de Gaztelugatxe, donde la tradición manda que pidamos un deseo tras hacer sonar la campana tres veces.

Armintza es un diminuto pueblo que cuenta con un pintoresco puerto. Si bien posee un pasado pesquero, hoy alberga mayoritariamente embarcaciones de recreo, aunque mantiene intacto su encanto. En verano, los muelles y la pequeña playa que se forma en marea baja, se llenan de bañistas. Junto al puerto hay varios bares y restaurantes donde degustar pescado a la brasa.

Siguiendo la carretera hacia el Este, llegamos a Bakio, uno de los principales lugares de veraneo de los bilbaínos. Esta pequeña localidad, que en época estival multiplica su población, está rodeada de montes y atravesada por dos ríos. Con una zona rural extensa -todavía queda un centenar de caseríos-, es un lugar tocado por la gracia de la naturaleza, con acantilados, calas y bonitos paseos. La gran playa, frecuentada por numerosos surfistas, es su principal valor.

Bakio posee algunos interesantes edificios históricos, como la  Parroquia de Andra Mari, de estilo gótico, levantada en el siglo X; la Iglesia de San Pelaio, de estilo románico rural -siglo XII-, o las ermitas de San Martín, Santa Úrsula, San Esteban, San Cristóbal y Santa Catalina. Dentro de la arquitectura civil sobresalen los palacios de Ormatza y Elexpuru de estilo barroco -siglo XVII-, la villa Quinta-Torre y el deteriorado palacio de Feliena, que presentan influencias de los modelos parisinos del siglo XIX.

Bakio es, además, una localidad famosa por su txakoli. La Bodega Gorrondonade la localidad permite visitas, en las que se muestran los viñedos y los procesos de elaboración, se pueden degustar los vinos e incluso comer.

En el barrio de Artzalde se encuentra el molino Zintziri Errota, que data del año 1650. Antes de 1800 fue una ferrería y después se transformó en molino, hasta que la industrialización del siglo XIX acabó con este tipo de factorías artesanales. Hoy en día es un restaurante que alberga un museo etnográfico en el que el molino original, totalmente restaurado, elabora harina de maíz como se hacía antaño.
La misma filosofía lleva otro establecimiento hostelero muy conocido de la zona. El Restaurante Eneperi, en dirección a Bermeo, es un viejo caserío restaurado con mucho gusto. Además de poseer unas impresionantes vistas, alberga un pequeño museo etnográfico con aperos rurales.

Entre Bakio y Bermeo se encuentra el mítico Gaztelugatxe, un lugar único en Europa y de obligada visita.
Se trata de un pequeño islote en el mar, en cuya punta se construyó la ermita de San Juan en el siglo X. Junto al templo, actualmente hay un refugio de piedra con chimenea.
La ermita, construida sobre una fortificación y que pudo ser un monasterio templario, está llena de ofrendas de marinos que se han salvado de algún naufragio. El acceso al islote es espectacular. Un estrecho camino que parte de tierra firme y cruza sobre las rocas por un puente de piedra permite llegar después de ascender 237 escalones. A sus lados se abren playas de piedra frecuentadas por los buceadores por su riqueza marina. Según la tradición, una vez alcanzada la ermita hay que tocar la campana tres veces y pedir un deseo.
Junto con otra pequeña isla vecina, la de Aketxe, Gaztelugatxe forma un biotopo protegido, que se extiende desde Bakio hasta el cercano cabo Matxitxako.

Localidades: Armintza, Bakio, San Juan de Gaztelugatxe.
Distancia en coche: 18.7 km, 24 minutos.
Duración: 1 Día.
 

Sigue leyendo sobre Ruta de los Símbolos