180x150 Best Price

Ruta de la Belle Epoque

Paisajes costeros de Zestoa, Zumaia, Getaria y Zarautz

El agua y sus efectos beneficiosos centran esta ruta que llamamos de la Belle Epoque porque ha sido frecuentada por nobles, burgueses y artistas famosos desde principios del siglo XX. El agua que nos cura y relaja en el balneario de Zestoa y el agua marina de las playas de Zumaia, Getaria y Zarautz, principales lugares de veraneo de la costa guipuzcoana.

Desde que en 1760  unos perros del Marqués de San Millán sanaran sus males tras bañarse en unas pozas calientes, los efectos del agua marina que brotaba en este rincón de la verde Guipuzcoa se transmitieron de boca en boca. En 1804 se inauguró el Balneario de Cestona, el único que aún sigue activo en una provincia que llegó a tener hasta once establecimientos similares. El centro cuenta hoy con las más modernas técnicas hidroterápicas, además de un hotel y unos jardines con árboles centenarios.

La misma villa de Zestoa es un lugar bien interesante, donde se encuentran el Palacio de Lilí, de estilo gótico civil del siglo XIII, y las cuevas de Ekain, con pinturas rupestres.

Nuestra ruta continúa por la carretera que lleva a la costa, donde, a sólo 8 Kms. nos topamos con Zumaia, una localidad situada a orillas del mar, en la que confluyen los ríos Urola y Narrondo. Zumaia tiene dos playas, Itzurun y Santiago, así como varios lugares interesantes, como la Casa Museo del pintor Ignacio Zuloaga, que contiene obras del Greco, Rivera, Zurbarán y Goya. Justo enfrente hallamos un museo de productos artesanales. En el casco urbano encontramos la Iglesia de San Pedro, de estilo gótico vasco, que cuenta con un magnífico retablo de Juan de Antxieta.
Pero Zumaia es también lugar de peregrinaje de geólogos y científicos de todo el mundo, pues posee el famoso Flysch, nombre que se da unos espectaculares acantilados que, gracias a la acción del mar, han dejado al descubierto millones de años de historia geológica escritos en sucesivos estratos rocosos.

Tomando dirección San Sebastián, llegamos a Getaria, localidad natal de Juan Sebastián Elcano, el primer marino que dio la vuelta al mundo. Entramos en un lugar de ensueño, un cuidado pueblo pesquero de gran ambiente marinero, lleno de restaurantes que asan a la parrilla todo tipo de pescados. Getaria posee un privilegiado entorno, con varias playas, paseos marinos y cuatro barrios rurales rodeados de campos de viñedos donde se cultiva la uva que se transformará en txakoli, vino blanco de excelente calidad.
Entre estos campos discurre el Camino de Santiago de la costa, que pasa junto a la medieval ermita de San Prudencio y llega hasta Askizu, un idilico balcón sobre el Cantábrico donde se encuentra la iglesia de San Martín de Tours, patrón de peregrinos.El Monte San Antón, conocido como Ratón de Getaria, constituye otro interesante enclave natural. Hasta el siglo XV fue una isla, pero quedó unida al pueblo a través de un brazo artificial. El acceso a la cumbre nos conduce primero al faro, desde donde antaño se avisaba de la proximidad de las ballenas, y luego al Katxapo, mirador con una maravillosa panorámica de la costa vasca.
Antes de abandonar Getaria, los interesados en el mundo de la moda no pueden dejar de visitar el Museo de Cristobal Balenciaga, otro punto clave para entender lo que fue la Belle Epoque.

Finalizamos el recorrido en Zarautz, centro turístico de primer orden gracias a su playa de 2.500 metros de extensión, cuna de grandes surfistas. Con un paseo marítimo fantástico que se prolonga hasta Getaria, campo de golf, frontones y prestigiosos restaurantes y comercios, Zarautz es una localidad que bulle durante el verano, pero que también se disfruta en invierno. Posee un interesante museo de fotografía, el Photomuseum, así como un destacado conjunto arqueológico-monumental, en el que destacan la torre-campanario y la parroquia Santa María la Real, ambos del siglo XV. Desde 1924, durante la primera semana de septiembre Zarautz celebra la Euskal Jaia (Fiesta Vasca), una espléndida muestra de folklore tradicional de gran arraigo popular. En estos días las calles se llenan de grupos de dantzaris (bailarines vascos), acompañados de txistus y otros instrumentos autóctonos.

Poblaciones: Zestoa, Zumaia, Getaria, Zarautz.
Distacia en coche: 21.7 km, 36 minutos.
Duración: 2 Días.

Sigue leyendo sobre Ruta del Hierro