180x150 Best Price

Vitoria

Fiestas de Vitoria

Las fiestas de la Virgen Blanca son las fiestas mayores de la ciudad de Vitoria. Cada 4 de agosto y hasta el día 9 de ese mismo mes, las calles de Vitoria se llenan de alegría, colorido y mucha, mucha fiesta.

Todo comienza en la Plaza de la Virgen Blanca, en el mismo corazón de la ciudad. Miles de personas se agolpan fijando su mirada al campanario de San Miguel a la espera que su vecino más emblemático (Don Celedón) haga acto de presencia y de oficialidad al comienzo de las fiestas.

De repente una figura de trapo emerge en lo alto del campanario y con paraguas en mano sobrevuela la plaza para finalizar el recorrido en uno de los balcones de la plaza. Don Celedón toma vida, ya en carne y hueso baja a la plaza donde miles de personas le esperan al grito de Gora Gasteiz! (Viva Vitoria), Gora Celedón! (Viva Celedón), la fiesta ha comenzado.

A partir de este momento miles de botellas de champán son descorchadas al unísono y miles de puros son encendidos. Las diferentes cuadrillas se dispersan en dirección al casco viejo, donde al compás de la música y los cánticos irán pidiendo a los residentes que les arrojen agua desde sus balcones al grito de agua!, agua!...

Las fiestas de la blanca están repletas de actividades a lo largo de la semana. Gigantes y cabezudos, campeonatos gastronómicos, demostraciones de deporte rural, muestras de folklore vasco, conciertos, fuegos artificiales y mucho más. Todo un mundo de alegría y diversión para una semana de locura.

Pero si hay un acto que destaca por encima de todos y que recomendamos no perder este es la Procesión de los Faroles. Esta bonita procesión de luz y cristales de colores data de 1855 y recorre las calles de Vitoria el día 4 a partir de las 10 de la noche. Los diferentes cofrades de la ciudad  recorren las calles en honor a la Virgen Blanca y en vísperas de la celebración de su día grande.  Hay que decir que la procesión que conocemos hoy en día data de 1895, ya que anteriormente los faroles estaban hechos en cartón y fue gracias a una colecta popular que estos últimos fueron sustituidos por los actuales de metal.

Para finalizar explicaremos quien era Don Celedón según la versión popular. Este personaje cuyo nombre real era Celedonio Alzola nació en el siglo XVIII. Albañil de profesión era conocido en toda Vitoria y especialmente en fiesta por su alegría desbordante  que contagiaba a todos los que le rodeaban. Era su presencia sinónimo del comienzo de las fiestas. Ya en 1957 una cuadrilla local rescató su imagen a través del muñeco que hemos comentado al principio de este relato.

En definitiva, esta es una de las fiestas de verano en País Vasco que no has de dejar pasar.

Sigamos de fiesta y vamonos a la Fiesta de la Vendimia