180x150 Best Price

Bilbao

Gran Vía. Poderío y elegancia en la arteria principal

La Gran Vía de Don Diego López de Haro, principal arteria de la ciudad, nace a mediados del S. XIX, convirtiéndose rápidamente en el nuevo centro económico de la villa, donde se ubicarán las grandes entidades financieras, las sedes de las principales empresas y las viviendas de las grandes fortunas. Reflejo de este poderío son los majestuosos y elegantes edificios que salpican esta arbolada avenida -hoy semipeatonal-, que sigue manteniendo su carácter de centro financiero, comercial e institucional.

La Gran Vía se extiende a lo largo de un kilómetro y medio, comenzando en la Plaza Circular, cercana al puente del Arenal y finalizando en la Plaza del Sagrado Corazón. En la Plaza Circular, donde vemos la estatua del fundador de la villa D. Diego López, hay que visitar la estación de tren de Abando, con sus fabulosa vidriera, y el emblemático y siempre animado Café la Granja, abierto en 1926, que aún conserva el aroma a pasado.

Siguiendo el recorrido ascendente, dejamos atrás los históricos almacenes El Corte Inglés y las bases de las principales entidades financieras, para detenernos ante el Palacio de la Diputación, sede de la institución que gobierna la provincia de Vizcaya. Se trata de un edificio de estilo ecléctico y aspecto majestuoso, proyectado a finales del siglo XIX. 

Unos metros más allá nos topamos con la plaza Moyua, rodeada por emblemáticos edificios, como el Hotel Carlton, que fue sede del Gobierno Vasco durante la Guerra Civil, o el Palacio Chavarri, sede desde 1943 del Gobierno Civil. La arteria continúa ofreciéndonos majestuosas construcciones, como el edificio Sota o la Casa Lezama Leguizamón, de 1920, ejemplo de las viviendas de la gran burguesía. Y, poco antes de finalizar el recorrido, bordeamos el Parque de Doña Casilda, de estilo inglés, diseñado por Ricardo Bastida a comienzos del siglo XX.

Comienza con Museo Guggenheim Bilbao