180x150 Best Price

Bilbao

Abandoibarra. El milagro urbanístico

Pocas áreas urbanas en el mundo concentran en tan poco espacio tamaño esplendor arquitectónico y pocas han conocido una transformación urbanística tan rápida y radical. Hablamos de Abandoibarra, que es como se llama a la zona que bordea la Ría de Bilbao a su paso por el centro de la ciudad.

Lo que hace sólo unas décadas eran muelles de carga y descarga, astilleros, almacenes y talleres que flanqueaban las turbias y contaminadas aguas del Nervión, ahora son muelles peatonales desde los que asomarse a una Ría que huele a salitre, donde pescan los cormoranes y por la que pasan las piraguas y barcos de turistas.

Gracias a este "milagro urbanístico" -que arrancó en 1998, cuando se puso en marcha el Máster Plan elaborado por César Pelli, Eugenio Aguinaga y Diana Balmori-, paseando por Abandoibarra el visitante se encuentra, uno tras otro, con los edificios más emblemáticos de la nueva ciudad: El Puente Zubizuri, construido por Santiago Calatrava; las torres de viviendas y oficinas de Arata Isozaki; el espectacular Museo Guggeheim Bilbao de Frank Ghery; la Torre Iberdrola, proyectada por César Pelli; el Palacio de Congresos Euskalduna, Concebido por sus arquitectos, Soriano y Palacios, como un buque que recuerda al histórico astillero que operó en ese mismo lugar durante décadas; la nueva Biblioteca de la Universidad de Deusto, de Rafael Moneo; Bizkaia Aretoa, diseñado por el portugués Álvaro Siza y dedicado a actividades  de la Universidad Pública Vasca, y el Hotel Meliá, del mexicano Ricardo Legorreta. Y al fondo, testigo de todos estos cambios, el Puente de Deusto, estructura levadiza que hasta los años 90 se abría para dar paso a los barcos que llegaban hasta el centro de la villa.

Sigue leyendo sobre Gran Vía